Entrada del Sol en Libra – Equinoccio de Primavera 2018

Cuando sean las 22:55 (hora chilena) de este 22 de Septiembre, pasaremos por los 0º 0’ de Libra, dando inicio a la tan esperada Primavera del hemisferio sur. Todos los años, por estas fechas, el Sol entra en Libra, el signo que posee la energía de la balanza, por lo que todos los años tenemos una nueva oportunidad para trabajar conscientemente (Sol) el reconciliar, armonizar, equilibrar, unir, colaborar o aliarnos con los demás para seguir avanzando en nuestros respectivos procesos. A diferencia del trabajo que realizamos cuando el Sol entra en Aries, donde debemos concentrar nuestra energía consciente en lo que individualmente podemos o queremos hacer y de cómo lo haremos, ahora se trata de ver cómo seguimos avanzando, pero en unión y colaboración con los demás…

Con los años, la astrología nos ha ayudado a entender e incorporar este conocimiento para sintonizar con él cada año y, dependiendo de dónde tengamos a Libra en nuestra carta astral, saber en qué área de la vida nos conviene enfocar nuestra atención consciente para realizar este trabajo, así es la astrología: una guía y orientación para nuestro desarrollo personal.

 

¿Qué pasa con nuestra Alma en estas fechas?

Sin embargo, pocos saben que, desde un punto de vista espiritual, el inicio de las cuatro estaciones también marca un momento importante para nuestra Alma, ya que en estas fechas nuestra Alma recibe nuevas tareas que deberá cumplir ojalá durante los próximos tres meses, antes del inicio de la próxima estación, donde recibe nuevas misiones. Como es una tarea para nuestra Alma y no para nuestro ego, lo más probable es que no estemos conscientes del gran encuentro de almas al que somos convocados y en el que participamos en el otro plano, previo a estas fechas, ni qué tareas nos son encomendadas. Pero si empezamos a observarnos conscientemente, notaremos que alrededor de estas fechas, de pronto, sentimos que deberíamos atrevernos a hacer ciertas cosas, o que, de la nada, se nos ocurre que sería interesante emprender algo, o cerrar finalmente algún capítulo de nuestra vida, o sentimos el impulso de estudiar algo que ahora nos parece interesante o que siempre postergamos, podemos decidir que nos conviene cambiar cierta parte de nuestra personalidad o relaciones, etc., etc., para nuestro ego, estas tareas pueden no parecer espectaculares, pero son esenciales para nuestra Alma. Si pueden reconocer estas inesperadas “decisiones o impulsos” alrededor de estas fechas, estarán identificando la misión que su Alma acaba de recibir para los próximos tres meses. El ideal es que nuestra Alma, a través de nuestras decisiones y acciones, pueda completar su tarea en tres meses, pero también es cierto que algunas misiones pueden tomar más tiempo, en cuyo caso, para el próximo cambio de estación, se evaluarán los avances que ella haya logrado… suena divertido, pero así es en lo concreto…

Y bueno, para tener pistas sobre estas tareas, tenemos a la Astrología, por supuesto! Porque al estudiar la carta que se forma durante este Equinoccio, podremos entender qué temas quedan destacados y cuál será la dinámica energética involucrada.

 

Sol-Mercurio en Libra en oposición a Quirón en Aries

Lo primero que resalta, es justamente el Sol, protagonista principal y representante de nuestra parte consciente, junto a Mercurio, formando parte de una T-Cuadratura con Saturno y Quirón. El Sol siempre nos pide tomar consciencia de nuestro papel e importancia dentro de lo que sea que esté activando, y al estar en conjunción con Mercurio, sugiere que la “comunicación en las relaciones” será el gran tema. Comunicar no sólo tiene que ver con hablar y expresar nuestra opinión, también implica desarrollar la capacidad para escuchar y recibir la opinión del otro, y como Libra es la energía destacada en esta oportunidad, el trabajo será equilibrar la comunicación entre mi opinión y la opinión del otro (el otro puede ser pareja, hijo, amigo, socio, compañero, etc.), entre lo que yo necesito expresar y lo que el otro necesita decir… y el Sol nos recuerda que ambas son importantes en las relaciones!

Lo primero que notamos, es que esta conjunción Sol-Mercurio se opone a Quirón retrógrado en Aries, por lo que ya Quirón entra en esta ecuación en un estado subjetivo de revisión y reevaluación interna de cómo hacernos valer, defender nuestros intereses y expresar nuestra voluntad dentro de una relación para encontrar ese punto de equilibrio donde no nos hieran ni terminemos hiriendo al otro. Quirón siempre busca sanar nuestras heridas o vulnerabilidad para acceder a la sabiduría que el mismo proceso de sanar nos entrega, y en esta oportunidad, se encuentra frente a frente con Sol-Mercurio que nos recuerdan algo que por obvio, muchas veces pasamos por alto: la importancia (Sol) de comunicarnos (Mercurio). Es decir, es tiempo de entender que “el otro” (Libra) no tiene por qué ni va a adivinar qué nos pasa, qué sentimos, qué necesitamos, etc. si no lo comunicamos! Así como nosotros tampoco tenemos esa capacidad, porque cuando creemos saber lo que el otro necesita, siente o piensa, debemos recordar que muy probablemente estamos proyectando en él nuestros temas no resueltos o inconscientes, por lo que, en realidad, no es real lo que creemos saber del otro. Si, hasta esta altura de nuestra vida, aún seguimos rechazando o ignorando ciertas partes de nuestra propia naturaleza (Aries = fuerza, voluntad, decisión, osadía), no nos conviene seguir culpando al otro de lo que aún no nos permitimos manifestar. Por lo mismo, primera tarea… comunicarnos (Mercurio) con nosotros mismos (Sol), expresarnos y escucharnos para relacionarnos mejor, primero con nosotros mismos, y de ahí, con los demás!.

Esto se debe a que el aspecto que une a estas energías es una oposición, es decir, nuestra tendencia a proyectar! Aquello de lo que acusamos al otro y que nos hiere, es lo mismo que hacemos con nosotros y los demás, por lo que, sin querer, los terminamos hiriendo o rechazando, nos demos cuenta de eso o no. Entonces, este ciclo inicia con esa primera misión: dejemos de proyectar nuestra propia capacidad para rechazar y herir, y tomemos consciencia de lo importante que es COMUNICARNOS con nosotros y con los demás para realmente entendernos y entenderlos en vez de andar asumiendo y proyectando en ellos aquello que aún rechazamos en nosotros inconscientemente.

 

Saturno en Capricornio como eje central de la T-Cuadratura Cardinal

El otro planeta que entra en esta ecuación, es nada más ni nada menos que “don Saturno”, el maestro, la energía encargada de enseñarle a nuestra Alma cómo funcionan las cosas en este plano. Por lo tanto, en este próximo ciclo donde nuestra Alma está recibiendo nuevas misiones, no podía faltar! Saturno es el punto focal de esta configuración planetaria, por lo que es quien pondrá la nota discordante, el desafío y además, evaluará lo logrado. Y lo hará desde su propio signo, Capricornio, por lo tanto, nos hablará fuerte y claro con su megáfono y será imposible no escucharlo!

Como siempre, lo que le interesa a Saturno son tres cosas principalmente: que asumamos nuestra responsabilidad en lo que sea que nos esté haciendo trabajar, que enfrentemos nuestras inseguridades y que aprendamos a definir límites sanos. Esta es una forma de resumirlo, porque vivirlo es otra cosa.

Con respecto a enfrentar nuestros miedos, Saturno pone justo frente a nuestras narices aquello que moviliza nuestras mayores inseguridades y, además, se las arregla para cerrarnos las posibles salidas, ese es su estilo. En el fondo, nos hace una encerrona donde tenemos que mirar a la cara eso que activa profundas dudas sobre nosotros mismos (¿seré capaz, estaré preparado, me la podré?). En este caso, la tarea es identificar por qué tememos hacernos valer, pelear por nuestros intereses o imponer nuestra voluntad dentro de nuestras relaciones, por qué entregamos nuestro poder y no vemos lo importantes que somos dentro de la relación… o al revés, ¿por qué tememos entregar algo de poder al otro, y buscamos controlarlo todo y que las cosas sólo sean según nuestra voluntad? ¿Qué tememos experimentar realmente…?

La responsabilidad que nos pide asumir, en este caso, es aceptar que la realidad que estamos viviendo es nuestra propia creación, porque la forjamos a partir de las decisiones que hemos ido tomando por nuestros miedos e inseguridades sobre nosotros mismos y sobre lo que creemos de las relaciones, y ahora nos pone frente a frente al resultado de esas decisiones. ¿Nos han herido o rechazado porque no comuniqué lo que realmente deseaba hacer o no creí que fuera importante expresar mi opinión en tal o cual asunto dentro de la relación, etc.? ¿O termino rechazando o hiriendo al otro, porque no doy espacio para una verdadera comunicación sobre lo que el otro necesita o desea, y al final, lo veo como alguien que no aporta a la relación… cuando soy yo quien no deja espacio para que se produzca esa participación real? Mucho que procesar durante estos próximos tres meses, no creen…

Finalmente, y como consecuencia de lo anterior, Saturno nos pide aprender a poner límites sanos. ¡No es por casualidad que Saturno está exaltado en Libra! ¿Y qué tienen que ver los límites con Libra? Libra vibra según la energía de la justicia, el amor y el equilibrio… y para lograr eso, no sólo se requiere saber conciliar, colaborar y adaptarnos, también es importante reconocer el límite que, por amor a nosotros, no estamos dispuestos a sobrepasar, es decir, el límite que sólo podemos defender si sabemos hacernos valer y luchar por nuestros propios intereses (es decir, volvemos al principio, ¡Quirón en Aries sanando ese tema!). Cuando aprendemos a poner límites sanos (no rígidos ni defensivos), sino límites que nos permiten vivir una relación realmente equilibrada y justa, terminamos creando la realidad amorosa y cooperativa que nos hace bien y podemos disfrutar!

 

Marte en Acuario formando un trino a Sol-Mercurio en Libra

Sólo para no dejar sin mencionar, ya que este artículo podría ser mucho más extenso aún, esta conjunción Sol-Mercurio también forma un lindo trino con Marte en Acuario, dando luz verde para empezar a hacer las cosas de otra forma, tener iniciativas diferentes, ser más decididos para luchar por nuestra libertad o independencia, probar nuevos estilo para hacernos valer, fijar objetivos nuevos, etc., sólo preocupándonos de recordar lo importante que es comunicar nuestras decisiones y de no caer en actitudes rebeldes sin sentido o en comportamientos erráticos por querer probar de todo sin evaluar los resultados finales o la utilidad de dichas experimentaciones (esto es porque Marte forma una cuadratura con Urano), así es que durante este nuevo ciclo que estamos por iniciar, una de las misiones es avanzar y tomar decisiones, pero consultando con Saturno… responsabilidad y límites, porque él es quien conduce estos próximos meses!

Comentarios

comentarios