Los Planetas Retrógrados de 2018

En un Año Maestro (2018 = 11) como lo es este año, no debería sorprendernos experimentar 9 planetas retrógrados, de los cuales 7 han estado retrógrados al mismo tiempo!

Ahora que Mercurio, Marte y Júpiter se pusieron directos, sólo nos quedan 5 planetas retrógrados, más Venus, que se volverá retrógrado en octubre, sumándose a los últimos que quedarán para finales de año. Todo esto, en un período especialmente intenso que nos ha tocado vivir a lo largo de este 2018. Como sabemos, un planeta retrógrado nos pide (colectiva e individualmente) hacer una introspección para revisar y reevaluar cómo estamos haciendo las cosas en sus respectivos ámbitos de influencia, por lo tanto, creo que sería interesante recapitular sus distintos temas, para que aprovechemos más conscientemente el tiempo que nos queda mientras sigan retrógrados, así avanzaremos mejor enfocados, ¿no les parece?

Por supuesto que las descripciones o pautas que detallo más abajo, deben ser consideradas según la casa donde caiga el movimiento retrógrado de cada planeta para identificar el área de la vida desde dónde estará haciendo su revisión interna, además de su casa natal y los eventuales aspectos temporales que forme durante su retrogradación.

Entonces vamos por parte, primero mencionemos brevemente los planetas que estuvieron retrógrados para entender qué nos pidieron revisar:

MERCURIO…

Nos pidió reevaluar la forma cómo nos comunicamos con los demás e interactuamos con el medio, cuánta atención ponemos a lo que nos dicen o al estilo cómo nosotros decimos las cosas que deseamos comunicar. Al hacerlo desde Leo, esta revisión incluía reevaluar nuestra espontaneidad, creatividad y disfrute al momento de comunicarnos y aprender del medio y de los demás.

MARTE…

Nos pidió revisar la forma cómo nos hacemos valer y peleamos por nuestros intereses, el tipo de decisiones que tomamos, o el por qué no las tomamos, así como los emprendimientos e iniciativas que más nos motivan y hacia las que dirigimos toda nuestra energía. Al hacerlo desde Acuario, esta reconsideración comprendía entender que hay otras formas de actuar, que podemos innovar al hacerlo o que podemos luchar por nuestros verdaderos ideales.

JÚPITER…

Nos pidió examinar el tipo de filosofía con la que vivimos la vida y el sentido profundo que le damos a los hechos que nos toca vivir, que reevaluemos las razones, los por qué y los para qué de las decisiones que tomamos o las experiencias que vivimos. Al hacerlo desde Escorpión, este examen buscó dar las respuestas y sentido que tiene transformar profundamente nuestras creencias sobre nosotros y la vida en general.

Ahora, veamos los planetas que aún permanecen retrógrados para entender mejor qué debemos revisar durante la introspección que nos invitan a hacer:

 

SATURNO

Está retrógrado desde el 18 de abril hasta el 6 de septiembre de 2018

Saturno nos recuerda que es tiempo de que reconsideremos el tipo de límites que ponemos en nuestra vida. Tal vez, son muchos y están basados en miedos imprecisos que nos auto-limitan innecesariamente o, tal vez, no nos ponemos muchos límites, y ahora empezamos a ver los resultados de eso en nuestras relaciones (laborales, familiares, amorosas, etc.). También es posible que debamos revisar lo opuesto, es decir, los límites sanos que aún no aprendemos a ponerle a los demás y, por lo tanto, cómo permitimos que “invadan” nuestro espacio o realidad personal. Estos meses han sido una oportunidad para darle otra vuelta al tema “límites sanos”, por amor a nosotros y para el bien de nuestras relaciones.

Saturno también nos pide revisar cómo andamos con nuestro sentido de la responsabilidad. Es tiempo de chequear si realmente estamos asumiendo la responsabilidad de nuestra vida y la realidad que creamos a partir de nuestras decisiones (tanto por acción como por omisión). Es tiempo de reconsiderar cuán responsables somos con nosotros mismos, y ver si asumimos realmente la responsabilidad de hacer lo que nos conviene (poner límites, asumir responsabilidades, enfrentar miedos, etc.) o si estamos dispuestos a dejar de hacer aquello que nos está perjudicando, cargando innecesariamente o demorando nuestro avance.

Además, pide que enfrentemos nuestros miedos, inseguridades o dudas sobre nosotros mismos. Que las encaremos, que busquemos su causa y, sobre todo, que las vivamos plenamente, sólo para darnos cuenta al final, que no había nada que temer. Saturno nos hace “encerronas” que nos colocan, cara a cara, con nuestros temores, porque es tiempo de reconocerlos para ver que el nivel de consciencia que tenemos ahora nos ha habilitado para superarlas mejor de lo que creíamos.

 

URANO

Está retrógrado desde el 8 de agosto hasta el 7 de enero de 2019

Por su parte, Urano nos recuerda que es tiempo de chequear cómo estamos con sus temas. Y, tal vez, el que más le interesa, es la libertad, porque este principio es la base de todo lo demás que también nos pedirá revisar. Es tiempo de repasar cómo andamos con nuestro sentido de libertad, cuán libres nos permitimos ser realmente, si desconfiamos o le tememos a la libertad o por qué la usamos como excusa para no comprometemos con nada ni con nadie.

Una vez chequeada nuestra relación con la libertad, Urano nos pide reconsiderar los cambios que, desde esa supuesta libertad, nos permitimos incorporar a nuestra realidad. Es tiempo para examinar qué cambios necesitamos, entender por qué los necesitamos, qué buscamos al aceptarlos, qué experiencias nuevas esperamos vivir a través de ellos, etc. También deberemos revisar por qué le tememos al cambio, por qué resistimos situaciones o personas nuevas que están entrando a nuestra vida, qué tipo de expectativas tenemos sobre lo nuevo o lo diferente.

Nuestro sentido social o consciencia de grupo es otro tema que debemos revisar. Cuán interesados o movilizados nos sentimos con lo que sucede en la sociedad donde vivimos, nos identificamos con esos movimientos, compartimos sus inquietudes, estamos dispuestos a involucrarnos o preferimos mantener la distancia. Es tiempo de chequear cuán conscientes estamos de que lo que sucede a esos grupos, también está pasando en nuestro interior, somos capaces de reconocer que no sólo somos individuos sino que formamos parte de un grupo mayor, una sociedad o, mejor aún, formamos parte de la Humanidad que también está en un proceso de revisión intensiva…

 

NEPTUNO

Está retrógrado desde el 19 de junio hasta el 25 de noviembre de 2018

Afín a su etérea energía, Neptuno nos pide que reconsideremos nuestra conexión con todo, todos y los planos superiores. Que revisemos cuán sensibles estamos a nuestra voz interior, cuánto respeto hemos desarrollado por ella, por lo que sentimos en nuestro interior o por nuestras intuiciones y percepciones. Es tiempo para que reevaluemos nuestra sensibilidad hacia nuestras propias necesidades espirituales, la sensibilidad que hemos creado o no para mantenernos unidos a los demás seres y cuán abiertos estamos ahora a esa realidad intangible.

Nos pide reflexionar sobre nuestra real capacidad para fluir con los acontecimientos que surgen y guían nuestros pasos, cuánta confianza sentimos por los planos superiores como para dejar ir nuestro ego o dependencias emocionales soltando, en el proceso, todo aquello que ya no vibra más en la nueva frecuencia que hemos alcanzado ahora.

Podríamos sentir la necesidad de reevaluar cómo estamos con nuestra capacidad para alcanzar un estado de paz interior, reconocer qué hechos o decisiones personales la apoyan o la desestabilizan, si somos capaces de mantenerla por sobre las circunstancias de nuestra realidad externa. Es tiempo para revisar por qué, cada vez más, necesitamos alejarnos de algunas personas por su tipo de vibración o retirarnos del ruido exterior, revisar que necesidad interna no estamos reconociendo de forma consciente.

 

PLUTÓN

Está retrógrado desde 23 de abril hasta el 1 de octubre de 2018

Los que conocemos la energía de Plutón, sabemos que no se anda con rodeos, y nos pide que revisemos cómo estamos con nuestra capacidad para vivir crisis, morir en el proceso y volver a renacer renovados y listos para comenzar de cero, si fuera necesario.

Es tiempo que reevaluemos cuán capacitados estamos para cerrar ciclos que sabemos ya cumplieron su tiempo en nuestra vida y examinar nuestra actitud actual ante la experiencia de terminar con relaciones, trabajos, proyectos, etc. que ahora empezamos a ver que nacen de patrones emocionales heredados que poco tienen que ver con la persona que somos ahora.

Plutón nos pide revisar cómo estamos para adentrarnos en nuestras propias profundidades y descubrir qué tenemos ahí (a parte de nuestro lado oscuro), y ver si terminamos sacando a la luz ese tesoro escondido, esa persona (que somos nosotros) que esperaba la reveláramos reconociendo su poder. Es tiempo de reconsiderar cuán preparados estamos para transformarnos a nosotros mismos, vivir ese intenso proceso y empoderarnos. Plutón nos pide reflexionar sobre nuestros respectivos procesos de integración y cuán bien vamos con aceptar nuestro lado oscuro tanto como el luminoso, sin juzgar a ninguno, sólo aceptándolos.

 

QUIRÓN

Está retrógrado desde el 5 de julio hasta el 9 de diciembre

Durante el tiempo que está retrógrado, Quirón nos pide revisar nuestras antiguas heridas para saber si ya han sanado o qué nos falta hacer para terminar su proceso de recuperación. Es tiempo de revisar lo que aún nos duele o los nuevos dolores que han surgido para chequear inmediatamente por qué nos dolió y qué necesitamos hacer para curar eso que nos hace sentir vulnerables, rechazados o heridos.

Durante este tiempo, Quirón nos pide reflexionar sobre todo lo que hemos aprendido de las heridas que hemos sanado, de cuán capacitados estamos ahora para ayudar a otras personas que presentan heridas similares y entender que es tiempo de reconocer la sabiduría interna que hemos desarrollado. Es momento de reevaluar si ya estamos en condiciones de convertir ese antiguo dolor, y la sabiduría ganada por esos procesos de sanación, en un verdadero y efectivo aporte para quienes vemos sufrir.

También nos pide evaluar el tema del rechazo, los motivos que tenemos para rechazar ciertas experiencias o personas, por qué atraemos a nuestra vida a las personas que rechazan ciertas facetas de nosotros, es tiempo de revisar qué partes de nosotros mismos aún no hemos aprendido a aceptar ni valorar, porque mientras no aceptemos eso como parte de nuestra naturaleza, seguiremos sintiéndonos rechazados, rechazando y heridos.

 

VENUS

Está retrógrado desde el 6 de octubre al 16 de noviembre de 2018

Y para terminar el año cerrándolo con una interesante revisión interna, no podía faltar Venus, la energía del amor y las relaciones. En esta oportunidad, Venus retrogradará desde Escorpión, intensificando su energía y el trabajo de transformación que se deberá realizar.

Es tiempo que revisemos cuánto amor, armonía y unión somos capaces de crear y mantener con los demás. Ahora deberemos reevaluar cómo nos relacionamos con otros, el tipo de pareja o relaciones que atraemos a nuestra vida, entendiendo que sólo son reflejo de la forma cómo nos amamos a nosotros mismos hasta este momento de nuestra vida, y ahora tenemos una oportunidad para ajustar los cambios necesarios para empezar a amarnos mejor y, por consiguiente, atraer relaciones más sanas.

Ahora debemos reconsiderar lo justas y equilibradas que son realmente nuestras relaciones (justas para nosotros y para la otra persona). Por lo mismo, deberemos reevaluar nuestra verdadera capacidad para considerar, conciliar y ceder en favor de las necesidades del otro. Tal vez, lo hacemos demasiado pasando por encima de nuestras propias necesidades y derechos, o tal vez, no estamos dispuestos a adaptarnos en nada al otro y buscamos que sólo nuestros gustos sean considerados, pasando a llevar los derechos y necesidades del otro, revisaremos cómo nos sentimos al respecto.

Para realizar esta revisión, Venus nos pedirá aplicar otro de sus atributos: la ética y la moral, porque por mucho que deseemos gozar de nuestras relaciones y que las cosas se hagan como nos gustan, también debemos reconsiderar cuán íntegros o leales somos con los demás, cuánta consciencia aplicamos cuando elegimos relacionarnos con una persona y cuán claras son las razones que tenemos para hacerlo, etc.

Cada vez que Venus se pone retrógrado y nos pide hacer esta importante introspección, es muy útil recordar qué fue lo que estábamos viviendo ocho años atrás, porque lo que ahora nos toca experimentar, traerá ecos de aquél pasado, de los asuntos que quedaron sin resolver y que todavía debemos evaluar mejor para transformar nuestras relaciones en experiencias verdaderamente plenas…

 

Comentarios

comentarios