El Nodo Norte pasa al signo Leo

Pasaremos de la energía de VIRGO a la de LEO ¿Cómo entender de qué se trata este cambio?

Muy pronto, para ser exactos, el próximo 10 de mayo, el eje de los Nodos Lunares entrará en la dualidad Leo-Acuario, entendiendo que el Nodo Norte ingresa “en reversa” al signo de Leo, y se mantendrá ahí hasta el 6 de noviembre de 2018 marcando un período kármico de dieciocho meses durante los cuales nuestra alma contará con una nueva oportunidad para realizar otra corrección dentro de su proceso evolutivo. En términos generales, durante el tiempo que el Nodo Norte transita por un signo, atrae a nuestras vidas circunstancias cuya vibración es afín a ese signo, brindándonos la ocasión de experimentar lo que representa, ya sea como un nuevo comportamiento, nuevas capacidades o distintas experiencias que nos conviene comenzar a integrar de manera consciente en nuestra vida.

Se suele describir al Nodo Norte como la “misión de nuestra vida”, sin embargo, prefiero concebirla más como la “materia nueva para nuestra alma”, motivo por el cual, aquello que representa el signo de nuestro nodo natal suele intimidarnos y desafiarnos, ya que en el fondo, el temperamento, capacidades o experiencias asociadas a ese signo, no le son familiares a nuestra alma, las siente como algo ajeno o que no ha tenido ocasión de experimentar antes, es decir, no sabe manejarse con esos temas. Y precisamente ese es el desafío para nuestra alma, para nosotros, vivir eso que no nos sale natural y con lo que no nos sentimos cómodos para cultivarlo y finalmente incluirlo en nuestra “lista de materias aprendidas”. Esto es en lo individual, según el signo de nuestro Nodo Norte natal, pero también podemos identificar ciclos colectivos kármicos, que se repiten cada 18 años, durante los cuales se nos pide a todos trabajar el tema del signo por donde transita el Nodo Norte, y en este caso, se trata de Leo. Estamos a punto de comenzar una nueva lección colectiva para aprender una nueva materia, lo que calza con este tiempo de ascensión de consciencia y la necesidad de recuperar el valor individual y la creatividad espontánea que nacen del amor propio (Leo) para entregarlo generosamente a la sociedad (Acuario).

Tal como la palabra hebrea “tikún” nos lo recuerda, el eje nodal corresponde a una corrección o reparación que nuestra alma realiza en cada nueva encarnación, lo que nos permite identificar el tipo de decisiones que hemos tomado en vidas pasadas y las que deberemos tomar ahora. Es decir, los nodos son una cadena de experiencias enriquecedoras, donde nada es fruto del azar, todo tiene un orden. Cada Nodo es minuciosamente planificado antes de nacer y obedece a una razón específica. Nadie es rico, pobre, negro, esclavo, ciego o rey por casualidad. Nadie vive las experiencias que le toca vivir simplemente porque sí o por un capricho de la naturaleza. Como almas todos somos iguales, importantes y tenemos una misión en esta vida que nos lleva en una misma dirección, aunque muchas veces no lo parezca.

Cuando entendemos nuestros Nodos de esta forma, podemos reconocer las debilidades que traemos de otras vidas, y con este conocimiento evitamos o disminuimos los obstáculos y distracciones que retrasan nuestro progreso hacia la Luz sobreponiéndonos a nuestros miedos más profundos, que sólo son los recuerdos inconscientes de esas antiguas experiencias. Al final, podemos llegar a ser “todo lo que somos” en el sentido más profundo.

Si no consideramos el punto de corrección que nos corresponde, una y otra vez, la vida nos empujará y arrastrará de un lado a otro, sin un sentido claro, según las posiciones de nuestra carta astral, porque nuestro Nodo nos urgirá a tomar el camino, el trabajo que necesitamos hacer con nosotros mismos.

Cuando nos dejamos llevar por nuestro comportamiento reactivo (Nodo Sur), estamos obligados a corregirlo en algún momento futuro. Tal vez debamos realizar una corrección con el dinero, las personas, la salud, la amistad o las relaciones, porque pasar por la vida siendo “buenas personas” no es suficiente. El secreto de nuestra vida es cambiar los patrones negativos que adquirimos en vidas pasadas y que los nodos identifican claramente.

De hecho, todo aquello que nos resulta más incómodo realizar, es parte de nuestra misión de corrección. Las personas de nuestra vida que más nos molestan o irritan, forman parte de esa corrección espiritual. Si nos resulta difícil hablar por nosotros mismos, si nos es imposible pagar las deudas o nos cuesta controlar nuestros pensamientos negativos, todo eso es parte de la corrección. Cuando entendemos esto, ya no podemos seguir siendo una víctima. Ya no podemos lamentarnos por las dificultades, la infancia complicada, el desequilibrio químico o cualquier otra circunstancia difícil que enfrentamos. Estas situaciones, por muy molestas que parezcan, están ahí para reestablecer la Luz y la plenitud a nuestra vida, pero primero debemos corregir la situación que creó el error.

El nombre Nodo Lunar nos recuerda que estamos hablando de un “nudo” que involucra a la Luna, lo que es muy importante para nosotros, porque la Luna representa el deseo de recibir. En este caso, recibimos la oportunidad para corregir un error, pero también recibimos la no menos importante oportunidad para crear una nueva y mejorada realidad sobre esa experiencia, una vez corregida. Sólo para recordar, el Nodo Sur describe el equipaje que traemos de vidas pasadas (el tipo de comportamiento, personalidad, habilidades o experiencias que manifestamos muchas veces en vidas pasadas, según el signo donde cae) y el Nodo Norte identifica el camino que debemos tomar para realizar la correspondiente corrección, también a través de manifestar el tipo de comportamiento, personalidad, habilidades o experiencias que sugiere el signo donde recae.

 

¿A QUIÉNES PUEDE AFECTAR MÁS ESTE PERÍODO?

Dependiendo del nivel de autoconocimiento o consciencia logrados hasta ahora, aquellos que nacieron con el Nodo Norte en Leo, podrían sentirse un poco más estimulados o presionados a vivir lo que ese signo representa. Aquí están las fechas de quienes nacieron con el Nodo Norte en Leo durante el último siglo:

1924 – 1925        Desde el 23 de abril de 1924 al 26 de octubre de 1925

1942 – 1944        Desde el 22 de noviembre de 1942 al 11 de mayo de 1944

1061 – 1962        Desde el 11 de junio de 1961 al 23 de diciembre de 1962

1980 – 1981        El 6 de enero de 1980, y desde el 13 de enero de 1980 al 24 de septiembre de 1981

1998 – 2000        Desde el 21 de octubre de 1998 al 9 de abril de 2000

2017 – 2018        Desde el 10 de mayo de 2017 al 6 de noviembre de 2018

 

Considerando que el paso de los nodos sólo se repite cada 18 años, parece interesante y útil repasar el tipo de vibración y experiencias con las que hemos estado involucrados este último año y medio que está terminando según los temas que Virgo nos trajo, para luego revisar lo que Leo viene a introducir a nuestra vida por los próximos dieciocho meses.

 

Repasemos lo que el signo entrante de LEO viene a enseñarnos

Desde el 10 de mayo de 2017 al 6 de noviembre de 2018

 

LO QUE TENEMOS QUE SOLTAR Y SUPERAR

EL NODO SUR nos dice que trajimos de vidas anteriores la vibración de Acuario, por lo tanto, nos mantuvimos algo apartados del resto. En el pasado fuimos considerados únicos, diferentes e importantes trayendo a esta vida un tremendo poder interior, creatividad y ambición. Expresamos un agudo sentido de la justicia y la igualdad, y pudimos defender causas nobles, pero nos enfocamos más en las masas que en los individuos. Sin embargo, no fuimos un modelo de disciplina, de hecho, fuimos severamente lastimados por ello, lo que impidió que nos concentráramos en nuestros verdaderos objetivos. A esta vida trajimos el ser trasgresores de normas, y mantenernos apartados nos fortaleció tanto que al enfrentar dudas, las superamos bien. En el pasado, las relaciones fueron muy importantes, pero siempre temimos ser abandonados, por lo que toleramos el abuso para mantener la cercanía, pero teniendo siempre la sensación de no ser correspondidos. Permitimos que las relaciones nos gobernaran, por lo que no desarrollamos nuestro potencial espiritual. En vidas pasadas experimentamos cambios sorpresivos pasando de la pobreza absoluta a la riqueza más grande, y esas oportunidades se nos presentarán de nuevo en esta encarnación, si aprendemos a explotar nuestra riqueza interior.

 

LO QUE TENEMOS QUE TRABAJAR E INTEGRAR

EL NODO NORTE nos anima a abandonar el antiguo deseo de originalidad superficial en favor del desarrollo de nuestras capacidades para el servicio a la humanidad. Debemos seguir este camino por propia satisfacción, no para atraer las miradas de los demás. De hecho, de nuestras encarnaciones previas, trajimos más de una llave que podremos usar en esta. Nuestra ambición nos ayudará a encontrar una causa noble y verdadera para compartir nuestros dones con la humanidad. Este nodo sugiere que tendremos la oportunidad de dirigir, y nos conviene que así sea, siempre y cuando no lo hagamos por razones egoístas, y en ese camino podremos usar nuestra fuerza interior, creatividad y originalidad para revelar nuevas oportunidades al mundo que nos rodea. Las circunstancias pueden obligarnos a estar solos y comenzar a entender que nosotros mismos debemos crear la realidad en la que deseamos vivir. Somos capaces de ejercer liderazgo ahora, pero debemos alejarnos de las dudas que están arraigadas en nuestro interior. No nos alejamos del camino que nos lleva al éxito y podemos sorprendernos al descubrir capacidades en nuestro interior que desconocíamos. Nunca viviremos sin gente a nuestro alrededor a pesar que nos guste estar solos, ya que nuestras actitudes provocan la admiración de los demás, creemos firmemente en la justicia, pero solemos perdonar cuando otros admiten estar equivocados, y aunque también sabemos que deberíamos ser más competitivos, no nos gusta el juego sucio.

 

 

Repasemos lo que el signo saliente de VIRGO nos estuvo enseñando

Desde el 13 de noviembre de 2015 al 9 de mayo de 2017

 

LO QUE HEMOS ESTADO SOLTANDO Y SUPERANDO ESTE ÚLTIMO TIEMPO

NODO SUR nos dice que en vidas pasadas nos consumieron los sueños y las fantasías pagando caro nuestras tendencias dramáticas. Sustentados por historias trágicas, nos faltó el discernimiento de lo correcto y lo incorrecto. Nos enfrentamos con muchos obstáculos, dejando que las cosas sólo pasaran, y cuando no funcionaron caímos en la autocompasión. Dependíamos mucho de los demás, y nuestra fragilidad emocional nos pudo llevar a buscar refugio en las drogas, el alcohol u otras actividades escapistas. Nuestra intuición nos permitió ayudar a otros, pero nunca estuvimos libres de ciertos intereses egoístas, ya que muchas de nuestras “buenas acciones” fueron para recibir gratitud. Tuvimos talento para el arte pudiendo haber sido famosos.

 

LO QUE HEMOS ESTADO TRABAJANDO E INTEGRANDO ESTE ÚLTIMO TIEMPO

NODO NORTE para realizar nuestra corrección debemos adquirir una visión más realista del mundo y menos hipersensible. Haciendo más uso de la razón y siendo menos emocionales a la hora de tomar decisiones.  Desarrollar disciplina y determinación nos ayudarán a mantener los pies en la tierra y a terminar las relaciones de dependencia quede debemos sacar de nuestra vida. Más que todo, debemos evitar que las cosas nos sigan sucediendo y asumir mayor responsabilidad por nosotros mismos.

Debemos aprender a definir mejor lo que pensamos, para nuestro beneficio y el de los demás evitando la sensiblería y la queja, porque esta vida es una oportunidad para arreglar cuentas, perdonar y seguir adelante. La reflexión será nuestra nueva herramienta para abordar los problemas, pero la acción nos pondrá en el camino hacia la corrección. A medida que logremos establece valores más concretos para nosotros mismos, ser más independientes manteniendo nuestros deseos el tiempo suficiente para que se manifiesten y saquemos nuestra cabeza de los dramas, finalmente lograremos poner nuestra atención en la creación y conoceremos el amor y la paz interior. Nuestro nuevo lema deberá ser: “aquí y ahora”.

Comentarios

comentarios