Los niños de la nueva generación, la elevación planetaria y la astrología

Cuántas veces no hemos pensado que si nuestros padres, cuando éramos niños, hubieran recibido información u orientación sobre nuestras habilidades y fortalezas naturales, sobre nuestras necesidades esenciales o la parte de nuestra personalidad que debía ser corregida amorosamente a medida que crecíamos, muchos de los conflictos que hasta adultos seguimos elaborando, ya los habríamos superado?… o más aún, nunca los habríamos tenido que procesar siquiera y, por lo tanto, desde mucho antes habríamos podido dirigir nuestra atención y energía en la dirección correcta evitando así una innecesaria pérdida de tiempo para enfocarnos en desarrollar nuestro potencial y capacidades naturales?

Es cierto que toda experiencia en la vida, incluso los dolorosos o frustrantes recuerdos de nuestra niñez, nos fortalecen y forman parte de nuestro proceso de crecimiento espiritual, y hasta ahora se ha entendido así y se ha aceptado argumentando: “bueno… las cosas siempre han sido así…, así es la vida”. Sin embargo, ahora este enfoque está evidenciando no ser tan adecuado para estos tiempos, porque también no es menos cierto que debido al cambio vibracional y a la elevación planetaria, hoy en día debemos comenzar a reemplazar esos antiguos preceptos e introducir otros enfoques para interactuar con esta nueva realidad. Debido a que las nuevas generaciones están naciendo en frecuencias de vibración más elevadas y aceleradas, algo que ya es un hecho y que muchos padres y abuelos pueden confirmar, es nuestra responsabilidad responder adecuadamente a las necesidades de los niños que están llegando, para apoyarlos y facilitarles, en lo posible, el trabajo que vienen a realizar a nivel colectivo, que no es menor. Por lo mismo, necesitamos manejar la información oportuna, disponer de las técnicas y contar con las terapias que sean necesarias para que su avance se realice a la velocidad en que ahora ellos vibran. Lamentablemente los que, al parecer, nos estamos quedando atrás y no estamos tomando consciencia de los cambios que están en proceso, con la velocidad que se requiere, somos nosotros, los de la generación anterior, pero como mencioné en mi artículo anterior, la energía de Quirón combinada con la de Urano, está haciendo su trabajo, despertando a los sanadores y orientadores de estos nuevos tiempos para convertirlos en apoyo efectivo del movimiento colectivo y generacional que está teniendo lugar ahora.

Como yo lo entiendo, tal vez, una de las principales diferencias entre lo que nos tocó vivir a nosotros y lo que le tocará vivir a estas nuevas generaciones de niños, es que la amplia gama de técnicas de sanación, de orientación y terapias alternativas de las que disponemos para restablecer la armonía interna y mantener nuestro equilibrio, es que en nuestro caso, habitualmente las usamos para curar heridas del pasado y sanarnos, en cambio ellos, las utilizarán para fortalecer y potenciar más allá sus habilidades, su riqueza interior y poder divino, porque al ser seres de luz más evolucionados encarnados en este momento de elevación planetaria, ellos no necesitan sanar nada. Estos niños simplemente están llegando con su potencial en pleno funcionamiento, algo que nosotros todavía estamos trabajando para lograr!, por lo tanto, ahora necesitamos empezar a ver estas técnicas de orientación y terapias de sanación como herramientas, no para sanar, sino para “potenciar” lo que ya está y desde esa base seguir avanzando. Esta nueva perspectiva forma parte de los cambios que los adultos debemos implementar para comenzar a formar la nueva realidad que, más adelante, nuestros hijos y nietos considerarán como algo natural. No es casual que prácticas como el reiki, las esencias florales, el biomagnetismo, la aromaterapia y tantas artes de ayuda para el re-establecimiento de la armonía interna hoy en día cobren cada vez más fuerza.
Así también lo hace el actual método de orientación, conocido como astrología psicológica, que entrega, cual mapa carretero, la información oportuna y profunda que se necesita para reconocer el camino de vida que tenemos por delante, advirtiéndonos sobre las áreas que deben ser trabajadas y las que deben ser potenciadas para apoyar el avance de cada individuo, y ahora incluso desde niños.

En lo que a mí respecta, como astróloga, siento que cada vez y con más fuerza, los padres y abuelos de estas nuevas generaciones comprenden lo valioso de considerar a la astrología, por ejemplo, como una importante y habitual guía para conocer el potencial que sus hijos y nietos están esperando que les ayudemos a desarrollar y fortalecer. Será nuestra responsabilidad como padres y abuelos, hacer uso de todas las técnicas que tenemos a nuestra disposición para comprender mejor lo que necesitan en su camino de evolución… son otros tiempos, otras vibraciones, otras reglas con la cuales tenemos que aprender a jugar… es mejor que las entendamos luego y colaboremos, si no queremos perder el juego y hacer perder a los otros también!

Por lo tanto, y entendiendo la profundidad de lo que estoy planteando, asumo mi parte de responsabilidad en todo esto y, en adelante, concentraré parte de mi tiempo y energía en reforzar y ampliar mis servicios como orientadora para aquellos padres y abuelos que ya estén sintiendo la necesidad de contar con esta valiosa herramienta para orientar y disfrutar mejor de sus hijos y nietos sintiendo la satisfacción de haberles aportado la base apropiada en el momento justo.
Los servicios que puedo ofrecer como astróloga y orientadora para comprender mejor a un niño(a) considera la lectura de su carta astral con vistas a profundizar en su esencia y potencial desarrollo como individuo, penetrar sus necesidades emocionales, no sólo durante su infancia sino a lo largo de su vida, entender su tipo de mentalidad y habilidades intelectuales, interpretar las expectativas innatas que tiene sobre sus padres y el tipo de relación que tenderá a establecer con cada uno de ellos, así como con sus hermanitos, compañeros de colegio o su experiencia escolar en general, pero también se puede llegar a prever su concepto esencial del amor y, por lo tanto, el tipo de relaciones que desarrollará como adulto, sus potenciales en lo profesional, etc., todo dependerá de la necesidad objetiva de los padres o abuelos para comprender en profundidad a su retoño.

La consulta no dura más de 45 minutos y tiene un valor de 20 mil pesos.

Comentarios

comentarios