Qué es la astrología psicológica

La astrología psicológica es la rama más reciente vinculada al conocimiento astrológico, es decir, es la cara moderna y actualizada de la astrología. Definitivamente es una ciencia que responde mejor a las necesidades e intereses de las nuevas generaciones, pues utiliza al máximo las ventajas que ofrece la enseñanza astrológica en la comprensión de la esencia y motivaciones profundas de un individuo.

Los exponentes y pioneros de la astrología psicológica están hace algunas décadas dictando charlas y seminarios en Europa y los Estados Unidos para aquellos profesionales que desean ampliar y profundizar su práctica dirigida a comprender la esencia de la persona, sus problemas, su personalidad, sus relaciones y todo el universo de experiencias emocionales, psíquicas y espirituales que comprenden al individuo. Con el nuevo enfoque que la astrología psicológica da a la antigua práctica astrológica, no pasará mucho tiempo antes que cambien los motivos que la gente tiene para acercarse a esta ciencia, estarán más interesados en aprender personalmente su simbología y el significado de sus mensajes intentando comprenderse a sí mismos de una manera directa y conforme a sus necesidades: por qué reacciona de determinada forma, cómo enfrenta ciertas situaciones o soluciona problemas que identifica en sí mismo o qué gana si se esfuerza en determinada dirección. En la medida que las personas comprendan que ellas mismas podrán ser sus propios guías para orientarse y analizarse, teniendo como herramienta su carta astral, la astrología psicológica tomará fuerza y se la utilizará para lo que fue creada: orientación personal.

Se entiende que la astrología psicológica nace de la comprensión que algunos psicólogos de vasta experiencia tuvieron al estudiar astrología y analizar su simbología desde el punto de vista de la mitología, la que ha sido estudiada profusa y extensamente llegando a la conclusión que es una valiosa y detallada revelación sobre los procesos psíquicos del inconsciente. Cada personaje mitológico se equipara con alguna particularidad psicológica común a todos nosotros, y las experiencias que deben vivir en sus historias se corresponden con las motivaciones y los resultados de sus acciones. En otras palabras, los personajes míticos, con sus formas físicas y sus distintivas experiencias y acciones son simbólicas y representan actitudes, necesidades, motivaciones o cualquier otro factor inconsciente que trabaja en nuestra psique. Más interesante aún es que los psicólogos modernos consideran que la mitología se relaciona con lo que ahora se conoce como el inconsciente colectivo, donde se almacenan todas las experiencias y conocimientos obtenidos por el hombre a lo largo de su historia, y aunque teóricamente todos podemos acceder a esta gran fuente de sabiduría, es más probable que este contacto se haga a través de un estado alterado de la conciencia que puede ir desde una grave enfermedad, depresión, elevación mística, alta concentración, inspiración artística hasta la ingestión de pociones o sustancias, pero aunque puede sonar interesante pensar en acceder al inconsciente colectivo, generalmente no es una experiencia agradable ni fácil de dirigir porque al entrar en él, la persona pierde todo control y entra a un plano en donde nada es lo que parece ser porque todo es simbólico.

Como consecuencia de este nuevo enfoque para considerar la información que la carta astral ofrece, ahora es posible analizar en profundidad temas tan reveladores como las etapas de la niñez, las subpersonalidades y los conflictos psicológicos, el matrimonio de los padres y su influencia en la vida adulta, la dinámica del puer y el sénex, la vida sexual de la psique, la pareja interior, el reloj interno, la evolución de la conciencia, la psicología de la agresividad, la depresión, las proyecciones y tantos otros temas que la psicología tradicional trata pero ahora con la certera guía de la astrología convirtiéndose en una excelente herramienta para encaminar el intento de ahondar en el auto conocimiento.

Para entender mejor la perspectiva que ofrece este nuevo planteamiento, veamos algunos breves ejemplos: en el caso de las subpersonalidades y los conflictos psicológicos que éstas generan, se analizan las posiciones planetarias y los contactos que éstos hacen con todos los factores de la carta dejando en evidencia que habitualmente hay sectores de la carta astral que la persona no vive conscientemente o bloquea de algún modo y termina proyectando dichas energías al exterior o en las personas con las que se relaciona, lo que deriva en conflictos con ellas por el desconocimiento de esta dinámica inconsciente. Otro ejemplo interesante es la forma en que trabaja la dinámica del puer y el senex, que corresponde a actitudes inconscientes que determinan el modo en que consideramos las experiencias personales y definen el punto de vista desde el cual las interpretamos. Por ejemplo, el puer se relaciona con la típica actitud del joven que se siente capaz de todo, deseoso de realizar hazañas sin considerar las limitaciones del mundo material, independientemente de la edad que tenga. En cambio, el senex tiene relación con la actitud del viejo experimentado y muy consciente de las restricciones que el mundo material impone, lo que lo vuelve algo pesimista y poco dispuesto a iniciar cualquier acción, también indistintamente de la efectiva edad del individuo. Para este ejercicio, si deseamos entender la forma en que una persona reacciona ante las circunstancias que le propone la vida, estudiamos a Júpiter para el puer y a Saturno para el senex. Para el ejemplo de la psicología de la agresividad, debemos considerar la posición y aspectos del planeta Marte, además de Saturno y Plutón, para hacernos una idea de la forma en que un individuo hace uso de su capacidad para hacerse valer, dominar y superar los retos y lograr sus ambiciones, además de que ayuda a entender cómo expresa su agresividad natural hacia el medio o hacia sí mismo. Pero la dinámica de la proyección es, a mi entender, la función más fascinante que tiene la psique para equilibrar lo que internamente está desequilibrado. Esta se puede entender no sólo estudiando los planetas de la casa siete sino cualquier factor que muestre estar trabajando en un plano inconsciente, porque las necesidades y motivaciones profundas del individuo terminan siendo proyectadas al exterior o sobre los demás. La proyección consiste en atribuirle a los demás aquellas facetas de nuestra personalidad que no reconocemos en nosotros mismos, sean positivas o negativas, y que terminan influenciando nuestras relaciones y las decisiones que tomamos sobre ellas. Con todo lo mencionado, es fácil ver la enorme utilidad que la astrología psicológica tiene para la persona que decide iniciar el largo camino hacia el auto conocimiento y la comprensión de sus motivaciones.

Comentarios

comentarios